Midseason “The walking dead”

Llegamos a mitad de temporada con un capitulo que deja la serie en alza respecto al resto de temporada pero muy por debajo de lo que se podía esperar.

Esta quinta temporada se está caracterizando por un desarrollo lento y, por qué no decirlo, aburrido, y este último capítulo es más de lo mismo, no pasa casi absolutamente nada hasta la escena final en el que nos sorprenden con una muerte de uno de los protagonistas de la historia, pero para crear tensión, emoción, reacciones en el público se espera mucho más, y esta quinta temporada está manteniéndose gracias a la audiencia generada en las anteriores puesto que si fuera solo por esta nadie la seguiría.

“The Walking Dead” nos abandona hasta el 8 de febrero en que volveremos a reencontrarnos con la historia de Rick and Company, confiemos que vuelva con más acción, con más muertes, con más sangre, con más zombis y con una verdadera historia que enganche a la audiencia y no sea otra vez un cumulo de capítulos de relleno en los que te quedas dormido esperando a que algo ocurra.

Hago este breve análisis solo para reclamar a Frank Darabont y a la productora que se pongan las pilas y no vivan de las rentas porque el público se cansa.