Magia a la luz de la luna

Woody, ¿cómo te puedes conformar con hacer esta película? Cuando alguien va a ver una película de Woody Allen es porque espera mucho más que una simple película, que es lo que has hecho esta vez, y por desgracia, últimamente tus películas me dejan indiferente o simplemente no me gustan.

“Magia a la luz de la luna” narra la historia de cómo un mago intenta desenmascarar a una falsa médium, y como este mago interpretado por Colin Firth cae rendido a los encantos de la médium, protagonizada por Emma Stone (que caiga rendido a Emma es lo único factible de la película). La historia de amor ridiculiza un poco el argumento convirtiendo la película en una banal historia de amor y dejando un poco de lado la labor de desenmascarar a la médium, que personalmente, centrándose en este apartado podría haber conseguido una historia mucho más entretenida. Sirva como ejemplo la película “Red Lights” del director español Rodrigo Cortés, aunque evidentemente hablamos de dos películas completamente diferentes.          Pero sirva la comparación para ver lo que es una buena película, de una que caerá en el olvido, porque eso es lo que hago con tus últimas películas, las olvido.

Para ser concluyente, es una película aceptable, e incluso entretenida en cierta manera, pero no para alguien como Woody Allen, quien es considerado un genio del séptimo arte.

Utopía

Tras dos temporadas llenas de conspiraciones, asesinatos, tensión, paranoias… Channel 4 nos deja sin una de las mejores series del panorama  seriefilo actual, y es que tras el anuncio del pasado mes de octubre de que no habría una tercera temporada miles de seguidores se  han quedado con la miel en los labios, porque la segunda temporada terminaba totalmente abierta y dejaba a los fan con ganas de saber cuándo empezaría esa tercera temporada.

Para quien lo quiera saber ante “Utopia” nos encontramos una serie brillante en casi todos sus aspectos. El primero de ellos, el argumento, una trama que nos atrapa, estamos ante un misterio que un grupo de personajes bastante extravagantes quieren resolver y que se enfrentaran a un enemigo en forma de organización criminal, “La red”. Estos dos aspectos se relacionan con la acertada transición de comic-serie, puesto que el argumento interrelaciona los secretos de un comic que escribió un genio loco.

Otros aspectos más técnicos como la banda sonora está en completa armonía con la serie, o el acertado montaje dinámico de la serie suman para que hablemos de una de las mejores series de los últimos años, y por supuesto no nos podemos olvidar de la fotografía a cargo de Ole Bratt Birkeland, colores saturados donde normalmente predomina el amarillo y que hace que contemplemos una imagen atractiva para el espectador, simplemente es belleza lo que vemos y uno de los puntos más fuertes de la serie, a parte del guión que es necesario en toda obra audiovisual.

Es verdad que la segunda temporada había bajado un poco respecto al nivel sublime de la primera temporada, pero no merecía un final tan prematura una serie tan bella, y más con la cantidad de fanáticos de ella que deja insatisfechos la productora Channel 4.

The Zero Theorem

Qohen Leth es un genio de los ordenadores, y un personaje bastante extraño el cual trabajo en un proyecto aún más extraño, intentara descubrir el propósito de la existencia, así como de su alma. En definitiva y como se podía esperar de Terry Gilliam nos encontramos ante desvaríos varios.

Creo que esta vez el famoso director se ha perdido en sus fantasías y ha creado una película en la que te pierdes fácilmente y no encontrar el sentido de muchas de sus locuras. Para verla tienes que ser muy fan de sus alucinaciones, y en ese caso, si disfrutaras de “The Zero Theorem. Aunque sin llegar al nivel de “Brazil” o “Doce monos”.

A destacar el diseño estético y gráfico de la película que esta fuera de cuestión, así como la actuación de Christoph Waltz que también esta sobresaliente, como siempre. Una lástima que fallara el guión porque con los medios de los que disponía el señor Gilliam podía haber hecho algo para el recuerdo, y sin embargo ha hecho algo que prefiero no recordar.

puntacion -1